miércoles, 27 de julio de 2011

UN ESCRITOR DE CLASE



Desde  este modesto espacio literario, cumplo con mi deseo de realizar un pequeño homenaje a un grande de la literatura rioplatense.



ELIAS CASTELNUOVO






* Nació en Montevideo (Uruguay) el 6 de agosto de 1893 y a muy corta edad se radicó en Buenos Aires, donde murió el 11 de octubre de 1982.
Pasó por casi todos los oficios y trabajos que  puedan imaginarse. Y supo de la profunda pobreza en un periodo de su vida.
 
Fue poeta, ensayista y periodista.
Allá por el año 1924 integra junto a otros reconocidos escritores y artistas, el Grupo  Boedo, luego editaran sus obras en las revistas “Los Pensadores”, “Dinámo”, “Extrema izquierda” y “Claridad”, esta última llevaba el nombre de la editorial que fundara en febrero de 1920  Antonio Zamora, un periodista socialista que había trabajado en el diario “Crítica”.
Entre sus obras más destacadas se encuentran: Tinieblas (1923), Malditos (1924), En nombre de Cristo (1927), Teatro proletario (1931-33), El arte y las masas (1935).

En política abrazó originalmente las ideas  del anarquismo y fue director de  su órgano oficial: “La Protesta”.   Más tarde militó en el Partido Comunista Argentino y con la llegada del peronismo, rompió con el Partido Comunista  y se encuadró en movimientos de la izquierda nacional

En 1973 fue nombrado Doctor Honoris Causa, por la Universidad de Buenos Aires por su aporte a la Cultura.

En septiembre de 1975, el periodista Oscar Giardanelli, le hace una interesante entrevista, con fotos de Ignacio Corbalan, que es publicada por la revista "Siete Días Ilustrados". De allí tomo algunos conceptos de Elías Castelnuovo que creo son importantes para conocer o recordar:

En una de las respuestas refiriéndose a su pensamiento anarquista, comenta que en su barrio eran todos católicos, gente de mucha paz y muy sometida, hasta el día en que apareció un peluquero anarquista que terminó convirtiéndolos a esas ideas, primero a sus hermanos y luego a él, dice: “así fue como a los 15 años ya llevaba banderas rojas los 19 de mayo”. También dirá en esa nota que renuncia más tarde a “La Protesta” cuando llega Abad de Santillan, dado que los anarquistas, luego de la revolución Rusa de 1917, se dividen, había quienes  la apoyaban, como era su caso  y quienes no.

Para ahondar en el pensamiento de Elías Castelnuovo es necesario leer la entrevista de “Siete Días Ilustrados” en su totalidad, dado que las preguntas del periodista Giardinelli, son las que dan lugar a las jugosas y polémicas expresiones del entrevistado. Cuando se refiere por ejemplo al Grupo Boedo y cuenta su integración casual que surge a través de un concurso literario organizado por el diario “La Montaña”. En este concurso los premios de poesía fueron para Mario Fingueri y Alvaro Yunque y en prosa para Elias Castelnuovo (1er. Premio), para el chileno Manuel Rojas (2do. Premio), Leónidas Barletta (3er. Premio) y Roberto Mariani (4to. Premio). Allí se conocen y es Antonio Zamora  quien los persuadió a unirse y  surgió el Grupo Boedo.
Cuenta Castelnuovo que ellos mismos, bautizaron al grupo Florida, escritores que se hallaban en las antípodas sociales e ideológicas del grupo Boedo. Los del grupo Florida, según Castelnuovo eran cajetillas y pitucos, en contraposición a ellos que eran trabajadores y revolucionarios.
Hace una crítica frontal a escritores que pertenecieron a su mismo grupo, como Raúl Gonzalez Tuñon y Leónidas Barletta, entre otros, y los acusa de tránsfugas. También, por otros motivos critica a Oliverio Girondo y Jorge Luis Borges, que estaban alineados al grupo Florida.
Ante una pregunta del periodista sobre si se considera un hombre consecuente con sus ideas. Castelnuovo responde: “Por supuesto, yo no creo que uno es revolucionario a los veinte años, progresista a los cincuenta y reaccionario a los ochenta. Yo fui revolucionario en todas las edades, y ahora pienso lo mismo que antes, sólo que soy más consciente. Es una cuestión de conducta, de convicción. Nací pobre, viví pobre y voy a morir pobre. Fiel a mi clase.”








Aunando a los conceptos  que anteceden y nos dan una resumida exposición, que ¡ojalá! permita incentivar a la profundización  del pensamiento del  “escritor de clase”, que fue Elías Castelnuovo, transcribo a continuación algunos párrafos del libro “EL ARTE Y LAS MASAS”.

“La cultura, no obstante, lo que se llama cultura y se entiende por cultura, no es más que la teoría o el resultado de la actividad laboral del hombre a lo largo de la historia en la búsqueda de todo aquello que él necesita para su conservación y sobrevivencia. Nace y se desarrolla paralelamente con el quehacer práctico, siendo un proceso que abarca desde lo más pequeño hasta lo más grande, la pluralidad de todos los menesteres que realiza la especie humana.”

“Cuando se efectúa el recuento de la media docena de genios a quienes la sociedad permitió su florecimiento, se omite los millones de genios a quienes la misma sociedad arrancó de cuajo. Se suman los atletas que la sociedad deja crecer o subvenciona su desarrollo, mas no se cuenta los millones de atletas enterrados por toda la vida en los campos o en las fábricas que a fuerza de exprimir sus energías en las más duras faenas terminaron tuberculosos o anémicos en la sala de un hospital.”

“Para explicar la existencia de lo desconocido hay que partir de la base de lo que se conoce y no como hace la metafísica que trata de explicar todo lo conocido desde el punto de vista de lo que se desconoce.”



1 comentario: