miércoles, 20 de julio de 2011

PALABRA


No muere en el intento la palabra, persevera en el verso y en la prosa, busca un hueco en la luz del pensamiento, ella pretende al hombre despertarlo.



COMPLICIDAD

La pluma es al poeta, cual las alas
del pájaro más libre.
Hace marchar la mano en el anhelo
de cumplir un deseo.
Y si la musa ha dado con acierto
y te halaga el poema,
tu gracia lo concibe.
Que más quiere el poeta
que el oído de una mujer hermosa,
si esa mujer hermosa
ha provisto al poeta de su pluma
porque quiso ser cómplice de un verso.



NIÑA


Cuando te miro niña,
extendido en las alas
del pájaro más libre,
recupero la magia del amor.
Te asemejas a un lirio
de  pétalos muy blancos
y el nácar de tu cuerpo
me invade con aromas
de pólenes silvestres
distantes de este tiempo
en que mi vida es sueño
predisponiendo el alma
a tomar las imágenes
más dulces del recuerdo.
Cuando te miro niña,
yo comprendo en tus ojos
todas  las fantasías
de los amores nuevos
y en mi mustio epitelio
de calmados anhelos,
hallo las alegrías
por ecos de mis versos.




ABEJA OBRERA

A las flores más bellas hago dichosas,
acercándole polen de otros estambres
descubren sensaciones maravillosas,
mas al llevar sus mieles a los enjambres
me quedan del reparto muy pocas cosas.

Así paso la vida sobre las flores
y en la obligada carga de cada día
vivo sólo la gracia de sus colores.
Aunque todo parece ser alegría
no conozco la dicha de los amores.

No se de las alturas, vuelo en lo bajo
y a pesar de que nadie de ello se asombre
voy dejando la vida con el trabajo,
similar mi castigo es al del hombre
y hay quien nos llama libres, ¡qué desparpajo!



¿QUÉ PÁJARO PREFIERES?

Aquel bello canario
morirá en esa jaula
y aún canta todavía.
¿Por qué canta?
porque el canto es su vida.
Cromático plumaje
y dulce melodía
le han privado su vuelo
y presume alegrías.
El no niega su canto
porque el canto es su vida.

Mira en cambio al gorrión
que nada obstenta,
grisáceo su plumaje,
canto sin armonía,
entre saltos y píos
demuestra la hidalguía
de sus alas inquietas,
la libertad es su vida.

Y no es distinto el hombre
en sus formas de vida,
es carcelero y preso
de tanta egolatría
o soñador y libre
de aladas fantasías.

Niño, con la simpleza
de la dicotomía
te he dado dos ejemplos
para que tu decidas
que pájaro prefieres
imitar en la vida.


DOLOR

Se me prendió un dolor dentro del pecho
porque la parca cruel llegó a tu lecho
a cortar el amor que nos unía.
Y es por mí, no por ti, la pena mía
de este golpe fatal que dio tu muerte.
Y en esta soledad de ya no verte,
Me pregunto: ¿De quién es hoy la herida?
No puede ser por ti, que ya sin vida
es al sufrir tu corazón inerte.
¡No, no...! Es mía que lloro al no tenerte.

José Enrique Paredero 

1 comentario:

  1. Intensa variedad. Es en sí misma la concepción de un libro. Abrazo.

    ResponderEliminar