miércoles, 27 de julio de 2016

Fantasía


Ilustración de FRANCISCO LAZO TOLEDO


Si el flujo de la sangre  
pudiera regularse con un grifo,
hoy que estoy inundado
de aguas contaminadas de dolor y nostalgia,
yo giraría de pronto la manija
y cortaría su flujo,
así las emociones
que a veces solo quieren lastimarnos
quedarían estancadas en mis venas
en un impasse  de muerte transitoria 
hasta agotar mis penas.
Luego si, renovada la paz y la alegría,
en sentido contrario giraría
la manija del grifo
y volvería a la vida.
¡Qué bueno que sería!
ser ese Dios plomero,
que con un juego mágico de simple grifería,
evitara que el flujo de mi sangre circulara
si ella a mi corazón no causara  alegría.




miércoles, 20 de julio de 2016

analogía


 
foto de: haiustankas.blogspot.com


Como esas  noches tristes de verano
en que vellones negros se empecinan
en negarte la luna, cuando ansías
convertirla en la cómplice de un sueño,
al momento del brindis tú no estabas
y toda la alegría postergada,
por caprichos ignotos del destino,
de la ilusión fue a lágrima.

Tal vez me equivoque en el camino.



lunes, 11 de julio de 2016

Pareados






Eras tú la muchacha libre de mi locura
fantasmal en el aura llegabas con la albura
de ágiles muslos firmes y de senos alzados.
Al borde del ropaje, tus manos, cual alados
pétalos de jazmines, a la brisa se unían,
tus formas, en unas sedas blancas se esculpían.
Era el áureo y el nácar matices de tu encanto
rociados por las aguas,  y se escuchaba el canto
de la ola, salpicante de sal y fantasía.
Yo soñaba ser dueño de toda la alegría,
mientras abría mis brazos todo me lo ofrecías…
¿Cómo explicar el éxtasis?, ¡en mi alma vivías!
¿Era en verdad la vida tan inmensa belleza?
Desperté, y la respuesta llegó con gran tristeza:
mi  vivencia era un sueño, en realidad dormía,
pero por aquel sueño dormido viviría.


martes, 7 de junio de 2016

Sortilegio de amor








         
Dolido y Todo.
Una gota de luz
sortilegio de amor
en casual elección,
como en juego de azar,
nos propuso el lugar
del reencuentro esperado.

Dolido y Todo
estoy sobre tu mesa
romántica ilusión la vela expresa
y en las manos que ilusionan caricias
las copas se levantan en alas de un amor
que anduvo en vuelo
y no pudo sobre él ningún hondero.

Dolido y Todo
tal vez tu encanto
nos devolvió al camino
que entre risas y llantos
nos señaló el destino
y hoy urge la premisa
de sellar nuestros  labios
con dulzura frugal
madurada en los años.

Dolido y Todo
la llama del  amor no se pudo apagar
y es hoy, en este, tu lugar
donde ha vuelto a encender
la savia del placer…

Dolido y Todo
albricias…
un brindis en honor
por todo tu calor
que hizo propicia
nuestra noche de amor

domingo, 1 de mayo de 2016

Día del Trabajador







El 11 de noviembre de 1887, fue un día tan histórico como lo fue su ppdo día  1° de mayo de 1886, dos días de sangre, dolor, tragedia, humillación y afrenta para los trabajadores. Ese dolor y esa sangre dió lugar al día del trabajador en el mundo que se dispuso años más tarde, en el Congreso Obrero Socialista de la 2da. Internacional (Paris -1889).


Estos acontecimientos nos dejan la dolorosa enseñanza  que el poco avance que han tenido los trabajadores del mundo en cuanto a sus derechos, se ha logrado a costa de la sangre derramada en sus propios cuadros; nada se les ha concedido por voluntad de los privilegiados, que han sido, en definitiva, los que han ejercido siempre la violencia y el derramamiento de esa sangre.


1° de mayo de 1886. Chicago era la segunda ciudad en impotancia dentro de los Estados Unidos, con aproximadamente un millón de habitantes, gran parte de ellos alemanes, donde el capital crecía  rapidamente en manos de unos pocos, mientras se multiplicaba la pobreza de las mayorias, una ciudad ejemplo del capitalismo que daba muestras cabales de la explotación del hombre por el hombre.

Por otra parte la falta de pan y de derechos básicos para los trabajadores, eran razones más que válidas para producir  la efervescencia de las masas, incentivadas por las organizaciones sindicales y políticas y era entonces Chicago la ciudad que se ponía a la palestra en cuanto a los sucesos que marcaban la lucha por la reducción de la jornada laboral. Se organizan mitines y unos 200.000 obreros se adhieren a la huelga que promovían sus asociaciones. Los conflictos se agudizaban con la policía que respondía a la presión de los capitalistas.



Las jornadas de protesta se prolongan el 2 y 3 de mayo. La fábrica de maquinarias agrícolas "Mac-Cormicks" estaba en huelga desde el 16 de febrero, dado que su patronal quería descontar haberes a los trabajadores para la construcción de una iglesia y operaba entonces con la mano de obra de esquiroles. El 2 de mayo la policia enfrenta a los manifestantes y el 3 de mayo los obreros en huelga se concentran enfrente de la citada fábrica. Mientras uno de los oradores anarquistas daba su discurso, se produce la salida de los trabajadores rompehuelgas y provocan un violento enfrentamiento, allí la policia actua sin piedad y provoca la muerte de seis trabajadores.
Al día siguiente fue  convocada una reunión en Haymarket por la Asociación Internacional de trabajadores para protestar por las muertes del día anterior. Arbeiter-Zeitung, periódico anarquista, de la ciudad de Chicago, escrito  en alemán y fundado por los veteranos de la huelga ferroviaria de 1877, publica la que se conoció como "circular de la venganza", escrita en dos lenguas, una tirada especial en inglés para los trabajadores americanos

"¡Venganza, venganza!...
¡Trabajadores a las armas!
"Trabajadores: los canallas ávidos de sangre que os explotan han asesinado hoy á seis de vuestros hermanos en Mac-Cormicks. ¿Por qué? Porque vuestros camaradas han tenido el valor de mostrarse descontentos de la suerte á que los explotadores los condenaban. Pedían pan; se les ha contestado con el plomo, creyendo que era el mejor medio de atender á sus reclamaciones. Durante años y años habeís soportado pacientemente todas las humillaciones, habéis sufrido desde la mañana á la noche y hasta sacrificado á vuestros hijos; y todo esto lo habéis hecho para llenar los cofres de vuestros amos. Todo, todo para ellos. Y ahora, cuando les pedís que aligeren un poco el peso que os aplasta, lanzan sobre vosotros como perros á los agentes y os envían sus babas para quitaros las ganas de reclamar. Esclavos: por cuanto tenéis de querido y de sagrado os conjuramos á vengar el crimen odioso de que han sido víctimas vuestros hermanos y que puede repetirse con vosotros mañana. Pueblo: estás en la actitud de Hércules, entre el vicio y la virtud. ¿Qué decides? ¿Elegirás la esclavitud y el hambre? ¿Elegirás la libertad y el pan? Si te pronuncias por éstos, pueblo, no pierdas un solo instante y corre á las armas. ¡Muerte á esos brutos humanos que son tus señores! ¡Muerte a todos, y sin eso no hay salvación posible! Acuerdate de los héroes cuya sangre ha enrojecido el camino del progreso, de la libertad y de la humanidad y esfuérzate en ser como ellos...
       "Vuestros hermanos"

El día 4 la reunión de Haymarket comienza a desarrollarse con tranquilidad, los oradores, entre los cuales se hallaba el autor de la circular, hablan ante unas 20.000 personas, y cuando ya el último de ellos estaba a punto de cerrar la jornada, una bomba explota entre los presentes provocando la muerte de un policía y varios heridos de gravedad. Los trabajadores abandonan el lugar asediados por los disparos de las milicias que hieren y matan a varios de los allí presentes.
Se detienen a tres de los oradores de la jornada, otras cuatro personas que apoyan las medidas de la lucha son también detenidas y el director del periódico Alarma se entrega a la policía algunos días más tarde a pesar de no haber participado en el mitin. Son muchas las detenciones que se producen, pero sólo sobre  los ocho mencionados caeran todas las culpas.
El juicio finaliza en los últimos días del mes de agosto de 1886, la manipulación del proceso por medio de la mentira, la tergiversación de las pruebas  y la connivencia del jurado elegido por los sectores antiobreros,  lo ha calificado en la historia como "Juicio farsa".
Tres de los condenados firman una carta declarando falsa la acusación. Los demás se niegan a ser indultados por un crimen que no han cometido. Piden "libertad o muerte".
Uno de ellos dice: "La sociedad puede ahorcar a algunos partidarios del progreso, que han servido a los trabajadores sin buscar su interés personal: su sangre hará milagros, su muerte acelerará la caida de la sociedad moderna y el advenimiento de una nueva era."
Otro manifiesta: "Quince años de estancia en este país me han permitido observar que todas las funciones públicas están  en él impregnadas de venalidad. He perdido toda confianza en la igualdad de los derechos entre ricos y pobres; la manera de obrar de los funcionarios, de la policía y de la milicia, me garantiza que el estado de cosas actual permanecerá durante mucho tiempo."
El tercero: "Vuestra decisión fijará no sólo mi muerte, sino la vuestra y la de aquellos á quienes representáis"

En un diario de Chicago del 10 de noviembre de 1887, se conocía la dolorosa noticia que uno de los condenados: Louis Lingg, alemán de 22 años, se había volado el cráneo con una bomba en su propia celda.
Antes él también se había pronunciado:
" No, no es por un crimen por lo que nos condenan a muerte, es por lo que aquí se ha dicho en todos los tonos: nos condenan a muerte por la anarquía, y puesto que se nos condena por nuestros principios, yo grito bien fuerte: ¡soy anarquista! Los desprecio, desprecio su orden, sus leyes, su fuerza, su autoridad. ¡Ahórquenme!

Un día después, el 11 de noviembre, con la ciudad aquietada bajo el estado de sitio, los condenados a muerte  esperaron, con igual dignidad a la que habían sostenido durante su lucha, la llegada del  shériff que los conduciría al patíbulo. Luego se estrecharían las manos y ya con un lienzo blanco sobre sus cabezas escucharían el orden que llevarían las ejecuciones.

Georg Engel, alemán, 50 años, tipógrafo.

Adolf Fischer,  periodista, alemán, 30 años.

Albert Parsons, de Estados Unidos, periodista, 39 años. En solidaridad con sus compañeros se había entregado a la policía días después del hecho, sin haber estado presente en el lugar e igual fue condenado y si bien su sentencia fue conmutada a cadena perpetua en lugar de muerte, se negó a escribir la carta pidiendo al gobernador, porque eso sería una admisión de culpabilidad.

August Vincent Theodore Spies, periodista alemán de 31 años.

"Honorable juez, mi defensa es su propia acusación, mis pretendidos crímenes son su historia. [...] Puede sentenciarme, pero al menos que se sepa que en el estado de Illinois ocho hombres fueron sentenciados por no perder la fe en el último triunfo de la libertad y la justicia:"

Uno de ellos pudo decir: "Ya llegará un día en que nuestro silencio hable más que todos los discursos"

Albert Parsons, el estadounidense le pregunta al shériff:
-¿Me será permitido hablar? ¡Oh mujeres, oh, hombres de mi querida América!...
El justiciero continúa su tarea, hace un ademán, mientras Parsons insiste en que se lo deje hablar:
-Dejad que se oiga la voz del pueblo...
La sentencia se aplica sin piedad.





El escritor cubano José Martí, en ese entonces corresponsal en Chicago del diario La Nación de Argentina, así comentó el momento de la sentencia:
...salen de sus celdas. Se dan la mano, sonríen. Les leen la sentencia, les sujetan las manos por la espalda con esposas, les ciñen los brazos al cuerpo con una faja de cuero y les ponen una mortaja blanca como la túnica de los catecúmenos cristianos. Abajo está la concurrencia, sentada en hilera de sillas delante del cadalso como en un teatro... Firmeza en el rostro de Fischer, plegaria en el de Spies, orgullo en el del Parsons, Engel hace un chiste a propósito de su capucha, Spies grita: "la voz que vais a sofocar será más poderosa en el futuro que cuantas palabras pudiera yo decir ahora». Les bajan las capuchas, luego una seña, un ruido, la trampa cede, los cuatro cuerpos caen y se balancean en una danza espantable...

CONDENADOS A PRISIÓN:


Oscar Neebe : Estadounidense de 36 años condenado a 15 años de trabajos forzados.

Samuel Fielden: Inglés de 39 años, pastor metodista, condenado a cadena perpetua.

Michael Schwab: alemán de 33 años, tipógrafo, condenado a cadena perpetua.

"Hablaré poco, y seguramente no despegaría los labios si mi silencio no pudiera interpretarse como un cobarde asentimiento a la comedia que se acaba de desarrollar. Lo que aquí se ha procesado es la anarquía, y la anarquía es una doctrina hostil opuesta a la fuerza bruta, al sistema de producción criminal y a la distribución injusta de la riqueza. Ustedes y sólo ustedes son los agitadores y los conspiradores."



No conmemoran el 1° de mayo de cada año, como el DÍA DE LOS TRABAJADORES,  Estados Unidos, Reino Unido, Canadá y el Principado de Andorra (éste último situado en Los Pirineos, entre España y Francia.)


Bibliografía:


Libro "Los Anarquistas" de Juan Enrique Mackay (traducción de Bernardo F. Candamo) Costumbres de fines del Siglo XX. F.Sempere y Comp. Editores - Valencia-España.
www:wikipedia.org/wiki/haymarket

/

martes, 12 de abril de 2016

Siento culpa


foto de telesurtv.net
 


Por cada mano abierta que me implora
siento culpa.
Por la extrema impotencia del que llora
siento culpa.
Siento culpa
por tanta indiferencia.
Siento culpa
por tanta delincuencia.
Siento culpa
por tanta intolerancia
por tanta mezquindad,
tanta arrogancia.
Siento culpa
por la soberbia y la injusticia
la marginalidad y la avaricia
por tanta vanidad
tanto consumo
por la muerte, el dolor
por tanta herida.
Siento culpa
por la persecución y la tortura.
Siento culpa
por tanta negación
tanta locura.
Siento culpa
la culpa del silencio.
Siento culpa
la culpa del cobarde.
Siento culpa
de saberme culpable.

viernes, 18 de marzo de 2016

Decime que es posible


amablesmomentos.blogspot.com


Decime que es posible la esperanza
de elegir un destino,
de tener un trabajo,
de rechazar migajas que el sistema
le reserva a los pobres
para apocar su aliento,
para aquietar su lucha,
para que el pan presente en nuestra mesa
ponga un velo en las desigualdades
y dé sostén a grandes privilegios,
anule la tendencia de la lucha
y no hagan falta ya revoluciones.

Decime que es posible la esperanza
y que tomen conciencia
los clérigos, políticos y jueces
por el hambre que siembran.

Decime que es posible la esperanza
que el fútbol sea un juego
sin dirigentes ricos, sin barras bravas necios
que ofrezcan sus servicios de sicarios
para quebrar reclamos de su pueblo.

Decime que es posible la esperanza
de que ya nadie más desaparezca
por su color, su pelo o vestimenta,
por ser joven, llevar la falda corta
o acaso por tener muy lindas tetas;
porque piensa distinto a los pretores
o lo indigna el dolor que lo rodea.

Decime que es posible la esperanza
de gozar en mis hijos su alegría,
de eliminar la trata de personas
y el tóxico residuo de grandes minerías.

Decime que es posible la esperanza
que se pene la usura
y se elimine el hambre,
que acabe el pan y circo de la historia
que aún existe en las falsas democracias
y la mano del hombre de trabajo,
de todas las regiones,
se levante orgullosa en un camino
de paz y de justicia entre las patrias.

DECIME QUE ES POSIBLE LA ESPERANZA