martes, 19 de febrero de 2019

Vanidad (pareados)



foto fr The Clinic



Rodeado en fastuosidad, el hombre dura no vive
entrega su libertad sin saber lo que persigue.

Quiere comprar y comprar y tener más cada día
gastando de su tesoro el oro de su alegría.

Luce de un traje prestado y ostenta de su tersura
sin darse cuenta que adentro es donde está su hermosura.

En su ambición de poder de una gran verdad se olvida:
el que más tiene más pierde a la hora de la partida.

Aroma de su perfume efímero tiempo dura
pronto lo habrá de perder bajo de la sepultura.

A la tierra ira nutriendo de olorosa podredumbre
cubierto por algún nicho y las flores de costumbre.

Y cuando de lo que fue todos se hayan olvidado
por  sus despojos será, por gusanos apreciado.

El alma se alejará cargando con el rosario
cuentas de culpas que son peso para su inventario.

Y verá como aquel cuerpo en carroña transformado
deja el alma y es ella quien, soportará su pecado.

Alguien habrá de decir: ha muerto un acaudalado
vino del polvo su ser y en igual polvo ha acabado.

Ese verso que antecede nos da cuenta del camino:
Dar y recibir amor no es otro nuestro destino.

Hombre si tú la conoces, si tú la alcanzas a ver
la señal que da la muerte de lo falaz del poder

¿Por qué demuestras soberbio el valor de tu riqueza?
Si eres un simple eslabón de Reina Naturaleza.

Y si hay vida desigual, felices  o descontentos
el equilibrio en la parca viene a pobres y opulentos.    



lunes, 4 de febrero de 2019

No imagino mi suerte






Ilustracion de freepik.es


No imagino mi suerte

¿Por qué no nací perro de raza
como el que la señora pasea en las mañanas?
¿Por qué sufro el desprecio
y es mi destino, ser la simple mucama?
El perro, en mascota convertido,
come, descansa y goza.
Yo sufro y frego por flaco salario
 mis hijos hoy mal comen
y tantas son mis penas,
como los gastos diarios.
Yo se que la señora es muy devota    
de cuanto santo y virgen se proclaman,
pero poco es su aprecio
por cierta clase humana.
A veces, con dolor, yo le pregunto
a quien tal vez elige el sino de los seres:
¿Habrá otra vida para los que sufren?
Aún si así fuera
no imagino mi suerte.
¿Cuál ha de ser mi carta
si barajan de nuevo mi destino?
¿Seré rica o esclava?
¿Seré animal o planta?
O tal vez seré polvo
Y así estaré igualada.



viernes, 1 de febrero de 2019

Preguntas






Dios busca un hombre para salvar el mundo,
el hombre busca un Dios donde ampararse,
vanas  ideas para intentar salvarse
en un cielo que anuncia refulgidos profundos.

Si hay un Dios. ¿No se hallará en cada hombre?
¿Sin tronos ni diademas?
¿Sin santos que secunden un divino mandato
y sin jueces pastores que otorguen en la tierra
visas al paraíso para el descanso eterno?...

Tal vez el Dios y el hombre deban unificarse,
y con sus gestos buenos o siniestros deseos
moldeen el futuro terrenal de la raza.
Hoy... Tan poco sabemos cual ha de ser el rumbo.
¡Ojalá! la avaricia, la crueldad, la ignorancia,
pierdan en la disputa y el amor sea el camino,
única trascendencia del humano destino.




jueves, 31 de enero de 2019

Viejo Asturiano








Yo vi sobre la tierra en que he nacido
tu gracia y tu ternura de asturiano
y en tu diaria tarea de hortelano
la traza de tu azada en surco hendido.

Yo vi, como a los huevos en su nido,
las  fértiles semillas en tu mano
y al fecundo calor de algún verano
nacer el árbol en tu tierra erguido.

Después sobre sus gajos florecidos
joven la primavera se anunciaba
y en el estío, su fruto colorido

vi como con su jugo te saciaba.
Mas el otoño que te llevo al olvido
deshojó de dolor... tu amor faltaba.

miércoles, 30 de enero de 2019

Tiempo fugaz








A veces siento que me pesa la vida,
no encuentro explicación en defenderla,
veo desde la soledad y las tinieblas
negado  el sol, opaca la alegría.
Pero es tiempo fugaz...
luego mi sangre se renueva
con una sensación que emerge
igual a un árbol que parecía inerte
y da retoño en nueva primavera.
Entonces sí, lucho, creo
y encuentro la verdad en la simpleza
con que crece la rosa y la azucena,
en la labor de la abeja en su colmena
y en el amor del quintero que no deja
su terreno a merced de la maleza.




jueves, 20 de diciembre de 2018

Juguete





Hay un mundo feliz
donde el juguete en la vidriera
se dispone a las manos de quien sueña.
En mi sueño, elegí una muñeca muy esbelta,
era madre,
de una tersura nácar en sus senos
y manos alargadas,
de sus delgados dedos soñaba yo caricias
ilusión de un romance verdadero
al cual todas las noches
pausaba la persiana,
se apagaban las luces
y el romance moría 
hasta la otra mañana.
Pero un día, que yo no imaginaba,
la muñeca no estaba en la vidriera,
me di cuenta que ella no me soñaba,
eligió ir en brazos de alguien
que con otros recursos la mimara.
Me quedé sorprendido, 
yo pensé que me amaba…

Desde el local una joven miraba
y por mí,  un dejo de tristeza en sus ojos llevaba.
tal vez, quería advertirme
que sólo era un juguete esa muñeca
sin corazón, sin alma
y que a mi, en la ilusión,
también en un juguete transformaba.