lunes, 15 de agosto de 2011

FEDERICO GARCÍA LORCA




“Esta risa de hoy es mi risa de ayer, mi risa de infancia y de campo, mi risa silvestre, que yo defenderé siempre, hasta que muera.”







El 19 de agosto de 1936, Federico García Lorca, era asesinado en las afueras del pueblo granadino de Viznar
Días antes había sido detenido en uno de los paseos de la “Escuadra Negra” (grupo de asesinos y torturadores partidarios del franquismo. Ellos llamaban paseo a las operaciones de limpieza: momento en que detenían a los opositores a su régimen falangista).





Federico García Lorca, a los setenta y cinco años de tu muerte un sentido homenaje… y una pregunta con todas sus respuestas

¿Por qué te asesinaron Federico?


¿Por qué te asesinaron Federico?.
¿La causa fue tu música, tu teatro,
tu prosa o tu poesía?
¿O fue por esa idea deambulante
de andar con "La Barraca" por los pueblos
abriendo las conciencias de tu España?

¿Fue por "Pepe el Romano" la sentencia,
que en tu pluma provocó el deseo
de las vírgenes hijas de "Bernarda"?.
¿O fue acaso el amor desvergonzado
de tu "Bodas de Sangre"?

¿Fue "Mariana Pineda", que enfrentaba
el cruel absolutismo de Fernando,
analógica forma de oponerse
al naciente fascismo y su falange
que en Primo de Rivera despertaba?

 ¿Por qué te asesinaron Federico?                                                                                    
 ¿Por la morisca sangre que heredaste,
 ¿por tu odio a la guerra, o tu amor a los pobres?  
 ¿por tu sexo liberto, o tu alegre guitarra?
 ¿por el despierto vuelo de tu copla,
 o tu encendida chispa al cantejondo?

Granada llegaron en siniestro "paseo" 
los guardias asesinos de aquella "Escuadra Negra" 
y fue en tu cacería ese tal Ruiz Alonso, 
el "obrero amansado" de ex oficio tipógrafo,
que acaso resentido de armar tanta palabra
se encuadró con las fieras genuflexas a Franco 
para privar los versos del más grande poeta.

Después una mañana
en una triste aldea de las sierras,
camino de las fuentes,
te vieron Federico andar con los vencidos
rumbeando a Aynadamar, 
que en arábigo idioma,
son lágrimas vertidas en la fuente.

¡Federico!... ese era tu final!...
 
Por las balas del odio de Nestares 
en vuestras espaldas incrustadas,
fueron los fusilados del Viznar. 
Viznar de la vergüenza granadina,
señalada con sangre,
la más humana sangre de Granada
perdida en el barranco del Viznar.

El canto y la alegría se acallaban.
Habías muerto, poeta y contigo,
había muerto la España esperanzada.

Nos quitaron tu sangre Federico,
tus caricias, tus besos, tus miradas.
Mas la muerte no pudo con tu copla,
tu canto y tu alegría...
¡Suena tu música en todas las guitarras,
vive en la voz del pueblo tu poesía!

                                          José Enrique Paredero


1 comentario: