jueves, 13 de junio de 2013

La Palabra



ilustración de plumilla.wordpress.com  


La palabra es herida
que supura en la carne
de quienes  por el hombre
se enrolaron poetas.

La palabra es aurora
de corola aromada
que en el aliento fresco
de la mujer amada
impregna su dulzura
y despierta las ansias.

La palabra es la risa
del niño cuando juega
sin saber que es efímera
la estancia de su goce.

La palabra es ternura
cuando lo abuela mece
al nieto que ha llegado
y le ha dado a su sangre
una nueva alborada.

La palabra no mata,
la palabra pretende
ser la simple herramienta
para abrir las conciencias
del libre pensamiento
y aunque a veces se encauce
en la vana disputa
que propone el sistema
para que la ignorancia
se confunda y no ceda,
la palabra no hiere,
la palabra no mata,
suele ofender a  necios…

Por eso es la palabra
quien puede sumergirte
en la baba dañina
de la vil avaricia
o puede despertarte
en los amaneceres
a gozar la belleza
de las flores silvestres
y embriagarte en aromas.

No culpes la palabra
por ser  utilitaria
a las frases odiosas
que atacan la existencia,
puede ella ser afrenta
en absurdo lenguaje
o termino virtuoso
para elevar al hombre
al destino anhelado
de libertades plenas

Asocia la palabra
a las causas supremas,
cuando el hombre la ubique
necesaria en su canto
de libertad y justicia
ningún arma mezquina
borrará su sentencia.

                                                                                 José Enrique Paredero

3 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Gracias poeta y amiga. un beso grande para vos.

      Eliminar
  2. Tu palabra

    Al poeta José Paredero

    Poeta, que no calle tu palabra
    cuando sepas del mal y su herejía.
    Como gota de lluvia; transparente,
    que reclame y denuncie la ignominia.

    Sin el eco obsecuente del aplauso
    vuele alto ;dé consuelo sin medida.
    Alcanzada la meta solidaria,
    sosteniendo cabal alternativa.

    Artesano sutil del pensamiento
    estimo tu palabra: necesaria
    para la lucha; en el clamor preciso
    de los pueblos en pos de la justicia.

    Respondiendo al anhelo proletario
    por los derechos; de fervor henchida
    sobre piedras cincele su mensaje
    y perdure en el tiempo su premisa

    Artesano sutil del pensamiento
    estimo tu palabra :necesaria.


    Norma Ester Montenegro

    ResponderEliminar