lunes, 31 de agosto de 2015

Libre



foto de: guauquecosas.com



Cuando la tarde muere
porque el sol ya agoniza
con lágrimas de sangre,
tú levantas las alas 
y miras desde el cielo
las penas que en el día
eran amarras firmes
de tus jóvenes vuelos.

Ya no hay odios…
y como pordioseros
las víctimas del sueño
que pone en pausa el tiempo
para que la energía 
recupere el espacio
y reanude el castigo,
se entregan a la noche.

Tú, has roto el candado
y ahora te sabes libre,
el presente no tiene 
límites ni fronteras
y es el amor  perfume
que de la piel emana
y se enreda tu pelo
al gozar las caricias
postergadas del día.

No hay comentarios:

Publicar un comentario