sábado, 30 de noviembre de 2013

Las caras de la demagogia...

"El agua vale + que el oro"






¿Hablan de demagogia? Pero toda la demagogia política es cosa de nenes frente a la demagogia sublime de los agitadores de sotana que dan cartas de crédito para una jubilación celestial siempre que el cliente haga méritos aguantando el hambre, la desnudez, los piojos, los puntapiés y las escupidas del mundo. “Los últimos serán los primeros”      
                                                                                                                                   Luis Franco       ("Bibliografía Sacra" - Ed. Reconstruir,1957)




“Había un vez un lobito bueno
al que maltrataban  todos los corderos”
José Agustin Goytisolo.(Poeta Español.1928-1999.)


Hoy, donde muchos ven  gracia
de manos bendicentes
obrar con la piedad y la ternura,
yo veo los gestores en la vida
de la marginación y la pobreza,
la injusticia, el maltrato,
que se impuso en la historia
con un cruzado símbolo.

Veo los esqueletos calcinados
en nombre de ese dios
que los nominó a ellos
como representantes de los cielos,
con facultades amplias
y ese eterno destino
de ser los elegidos
a  percibir milagros
y establecer los ídolos
para que así los pueblos
no pierdan la cultura
de la genuflexión,
que les otorga acceso
al reino de los cielos.

Y  la palabra América
que a mí me identifica,
porque traigo la sangre
de una raza cristiana,
me duele y me avergüenza.
Pues sin duda este nombre
que abarca el continente
que más fieles rebaña,
surgió del genocidio
más grande de la historia.

Ellos… los elegidos,
con justicia divina,
masacraron un pueblo
habitado por seres
que no llevaban alma.
Y es esta institución
que hoy envía  sus lobos
con pieles de corderos
a reclutar los pobres,
con la infame mentira
sostenida en los siglos.

¿Cómo es que no podemos
comprender el espacio
de esta mezquina historia
con más de dos milenios?
Mientras exista un lobo,
aunque se muestre bueno,
peligran los corderos.

Sólo el canto de niños
con gracia y con esmero
de ese gran Goytisolo,
propone en su metáfora
aquel lobito bueno.
Pero no es mi intención
denigrar a los lobos,
pues ha sido el destino
de su naturaleza
alimentar sus crías
de individuos más débiles.
Es ofender los lobos
mencionar  como tales
a estos seres hipócritas
carceleros del alma.


No hay comentarios:

Publicar un comentario