martes, 27 de noviembre de 2012

Imágenes del pasado en un amor presente...





Recorriendo estaciones por vías del recuerdo




Si oficio de escultor fuera mi oficio,
el delgado contorno de tu cuerpo
esculpirían mis manos,
para mostrar eternamente
una imagen feliz de tu figura.

Y si músico fuera, a mi instrumento
darías la nota musical de la alegría.

¿Pintor?… tal vez,
plasmaría la gracia de tus ojos
con su mirada dulce hacia los míos.

Y para no seguir enumerando,
si bajara al lugar más degradante
de la escalera humana,
hasta la esclavitud aceptaría
al precio del azote de tus manos.

Y así voy recorriendo estaciones
por vías del recuerdo
hasta el último andén.
Me bajo en el presente
donde ya nada soy
de lo que quise ser
porque todo lo he sido.
Aún mantengo la gracia
de tus tiernas caricias
y en mi vana ilusión de ser poeta
sólo intento dejar en la palabra
todo el sometimiento al que me acojo
por un poco de amor
de ti, muchacha provocativa y dulce
que en un pasado día
te convocó la escena de la vida
y ensayaste por mí una sonrisa
que te quedó por siempre
y es la sellada mueca
que acompaña mis días.



Reviviendo alegrías








Vi en unos muslos blancos
tu tersa piel de niña
despertando mis ansias
y en dos fogosos labios
nuestro beso primero.
Vi en la urgente caricia
de unas jóvenes manos,
las tuyas y las mías.
Vi en el rojizo cielo
pintados los anhelos
con la ilusión de entonces.
Y en esas fantasías
percibí las sonrisas
de nuestras primaveras;
pero mientras el árbol
acogía a esos amantes,
vi que sus hojas muertas
mostraban el otoño
y descubrí el presente
que apagaba los ecos
de lejanas canciones.
Mas en la melodía
Ideal de los sueños
y en ese real presente
de los años gastados,
gocé con la alegría
de tu amor indeleble.

No hay comentarios:

Publicar un comentario