lunes, 17 de octubre de 2016

Amigo





                                                                            Para Pino (amigo de la infancia y adolescencia)

foto de: commons.wikimedia.org
Hoy, en la vieja casa,
dormí en la humilde pieza,
en la onírica pieza
de los sueños eternos.
Reviví en ilusiones
con versos de un cuaderno
de nuestra adolescencia:
amores pretendidos
que no pudo el olvido
barrer de la consciencia.
Entre paredes rotas
remendadas con fotos
de ídolos y princesas,
de artistas y de genios,
escuché una muchacha
y escuché tu guitarra
remedando al gitano.
Hoy, en la vieja casa,
dormí en la humilde pieza
que aún guarda los secretos
de amores y desvelos,
pero también da cuenta
en toda esa añoranza
que los años son muchos
y ya no existen alas
para volar tan lejos.
Amigo…te recuerdo
en las tardes de invierno,
en la silla petisa
al lado del brasero
contar en melodías
idilios que no fueron.
Hoy, en la vieja casa,
me he dado cuenta, amigo,
que somos niños viejos
y ahora es nuestra alegría
vivir de los recuerdos
y no rescindir nunca
el vuelo de los sueños.
Ojalá tu memoria
comulgue con la mía
recordando aquel tiempo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario