martes, 13 de septiembre de 2016

Caracol



Ilustración: www.colegioanadeaustria.es




Caracol,  me pregunto:
¿De qué sirve tu casa
si has de llevarla a cuesta?

Si aún saliendo de ella
cargas su propio peso
y si hoy es tu conchabo
después será tu féretro.

 En ella estas seguro
tú la sientes eterna,
mas nadie de tu esencia
ha de heredarla

¿Caracol, eres un elegido
al tener casa propia
o un eterno castigo
hoy te obliga arrastrarla.

Caracol, en tu forma de vida,
siento una moraleja
y  voy a revelarla
tal cual yo la interpreto:
Todas las posesiones
tienen su propio peso.





No hay comentarios:

Publicar un comentario