miércoles, 27 de julio de 2016

Fantasía


Ilustración de FRANCISCO LAZO TOLEDO


Si el flujo de la sangre  
pudiera regularse con un grifo,
hoy que estoy inundado
de aguas contaminadas de dolor y nostalgia,
yo giraría de pronto la manija
y cortaría su flujo,
así las emociones
que a veces solo quieren lastimarnos
quedarían estancadas en mis venas
en un impasse  de muerte transitoria 
hasta agotar mis penas.
Luego si, renovada la paz y la alegría,
en sentido contrario giraría
la manija del grifo
y volvería a la vida.
¡Qué bueno que sería!
ser ese Dios plomero,
que con un juego mágico de simple grifería,
evitara que el flujo de mi sangre circulara
si ella a mi corazón no causara  alegría.




No hay comentarios:

Publicar un comentario