lunes, 6 de julio de 2015

El albañil



foto de whotalking.com

 
 
 
El albañil mira desde el andamio al hombre
cual diminuta hormiga transeúnte
llevar en sus espaldas la mochila invisible
de un ególatra sueño que lo encorva e impide
hallar en la mirada de sus pares
algún gesto altruista o solidario
que disponga al intento de un abrazo gregario.
 
Pero en su fantasía el albañil no cesa
ladrillo, cal, cemento y su destreza
van alzando la casa.
Curtida y blanquecina su coraza
revelan la miseria del salario.
 
Es el rancho de chapa en una villa
su morada sencilla
donde cuchara y balde desensilla
de las jornadas grandes
y con mate y mendrugo calma el hambre
que cada día se expande.
 
El albañil mira desde la altura
y al descubrir del hombre su chatura
no llega a comprenderse tan pequeño,
frunce el ceño y borra la sonrisa,
enjuga su sudor con la camisa
y sigue en el empeño
levantando la casa de otro dueño.

 

2 comentarios: