miércoles, 11 de junio de 2014

¿Quién hallará el poema?





¿Quién buscará en las letras
datos sobre este tiempo
que es hoy nuestro presente
y advertirá la infamia
de un pasado siniestro?

¿Quién leerá en los periódicos
de alguna hemeroteca
el engaño encubierto
de esta prensa mezquina
amanuense y veleta?

¿Quién buscará en los libros
que no fueron best seller
la historia de una lucha
y sabrá que unas madres
con sus pañuelos blancos
(emblema de pañales
de sus hijos perdidos)
ocuparon las plazas
con toda valentía
para enfrentar las ansias
brutales del sistema?

¿Quién verá el despertar
de unos obreros
(ya no obreros sino desocupados)
y en hallará en el idioma
ese vocablo nuevo
de lucha: “piquetero”
por quien corta un camino
defendiendo la causa
de torcer su destino?

¿Quién perderá una lágrima
por tantos soñadores
que no vendieron nunca
su anhelo a la codicia
y dejaron señales
de un canto libertario
y la eterna proclama
de igualdad entre los hombres?

¿Quién verá los sicarios
derramando la sangre
de las nuevas ideas?

¿Quién hallará el poema
del dolor y la muerte
y allá en nuestro futuro
que será su presente,
develará la incógnita
de nuestras ilusiones?

¿Quién sabrá si vencimos
o si fuimos vencidos
al final de esta lucha
que hoy estamos gestando
en este descompuesto
siglo que se despierta?

Yo invito a los poetas de este tiempo
borrar las abstracciones en el verso.
¡Debe ser denunciante nuestra letra!
Lo exige este momento de la historia.
Así quedará claro que el poeta
también quiso enfrentar este sistema
que al nacer el milenio no ha segado
la injusticia y la afrenta contra el hombre 

2 comentarios:

  1. Felicitaciones José!! como siempre la pluma poética al servicio de la lucha de los oprimidos. El juglar no canta por cantar, sino un canto por la liberación de los desarrapados y ninguneados en esta sociedad opresora. Un abrazo. Emilio

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Emilio. Vos sabes mucho más que yo de esto porque tu vida fue la militancia y has pagado caro por ello. Yo desde este pequeñisimo lugar, trato que la antorcha se mantenga encendida.

      Eliminar