jueves, 17 de noviembre de 2011

LUIS FRANCO



"Algún tiempo me fastidié lo más confortablemente posible en las ciudades donde los hombres impiden ver al hombre. Pero el campo me sobornó otra vez con los pájaros chismosos de cielo; sus árboles llenos de meditación y de frescura, oh; su viento, mi profesor de gimnasia y de filosofía."








Cuando la palabra se despoja de toda hipocresía para ser objetiva en el relato histórico; cuando la palabra toma protagonismo para dar armonía a los versos destacados; cuando en la lectura la oración se desliza con la belleza y sencillez imitativa a un delfin en las aguas profundas; posiblemente estemos ante un texto de Luis Franco. Aquel catamarqueño de la pluma y la azada, que allá en su Belén natal, con las palmas encalladas en la porfía de ser un hortelano y la mente dispuesta abrir conciencias y besanas de brotes y de letras, dos pasiones que alternaban sus horas comprometidas, siempre, con sus sueños.

Y por ahí andarán agitadas tal vez o quietas e ignoradas, las páginas de prosa o de poesía de este hombre cabal, que hoy nos falta en las letras, en las listas de la ética literaria, en el compromiso del pensamiento, en la negación a toda connivencia con los salones elitistas y las grandes editoriales comerciales, con los lujosos libros acartonados y dorados. Por ahí andan sus páginas amarillentas y ásperas de modestos editores, pero de alto contenido literario y pedagógico, donde las historias no son acomodaticias a las politicas de turno y donde la poesía, sin rebuscadas metáforas pinta la belleza, sin escapar a la realidad toda, sin ocultar la afrenta de los privilegiados, valorando al trabajo del hombre como hacedor de la historia verdadera.

La mayoría de los argentinos jerarquiza hoy como grandes escritores a Jorge Luis Borges, Ernesto Sábato, Julio Cortázar y da un lugar de preminencia a todos aquellos que forzados al exilio en la época de la última dictadura militar, logran tener en la actualidad una vigencia peculiar por la curiosidad de los jovenes en indagar el pensamiento por el cual fueron censurados en su tiempo. También de acuerdo a la política de turno, aparece tal o cual personaje, a veces hasta con el título de filósofo y sostenido enfáticamente más por los sectores de poder que por los críticos literarios.
Sin desmerecer los autores previamente mencionados, al indagar la historia de la literatura nacional, podremos encontrarnos con verdaderos grandes de las letras, olvidados por razones que sólo entederemos cuando leamos sus obras. Uno de los tantos casos es el de Luis Leopoldo Franco.

Nació el 15 de noviembre de 1898, en Belén (Catamarca). Estudio más tarde en el Colegio Nacional Buenos Aires y luego volvió a su pueblo natal, donde se dedicó simultáneamnete a cultivar la tierra y las letras, sus dos grandes vocaciones.

En 1918 Gana el premio de honor en el Certámen Literario "Juegos Florales" con su obra "Oda Primaveral".
Como dato curioso y llamativo para los organizadores del certámen, en revistas de la época se puede leer que Franco llega a retirar su premio junto a un peón de campo que lo acompañaba y con quien habían cabalgado a loma de mula dos días para llegar a la ciudad de Tucumán.
Hace el servicio militar en Buenos Aires y luego comienza la carrera de abogacía, la cual abandona en el segundo año en desacuerdo con la metodología universitaria. A partir de entonces alternó la vida campesina, donde encontraba el solaz en el trabajo que le gustaba, con la vida de ciudad, donde hallaba el material necesario para su crecimiento intelectual.
Rechazó ser miembro de la Academia Argentina de Letras, y también en otras dos oportunidades no aceptó la cátedra universitaria que se le ofreciera.

Respecto al Gran Premio Honor de la Fundación para la poesía y el Gran Premio de Honor SADE (1984) dijo: "Tuve que aceptarlo, ya que me daba verguenza negarme. mis amigos insistian tanto."

Para recordar a Luis Franco, con quienes lo conocieron y para mostrar una reseña de su personalidad e incentivar al conocimiento de sus obras a quienes aún no las han leido, transcribo a continuación un texto autobiográfico (tomado de editorial Sarquis de Catamarca) con el cual Luis Franco, en 1931, hacía una introducción a su libro América Inicial:

"yo, señor, rasgado de ojos y de corazón, limpio de conciencia y de ahorros, de suerte oscura y risa clara, nací y vivo en un lugar tan huido -betlehemita soy-que amagando juntarse en él los rieles (¿las paralelas no se juntan en el infinito?) el tren no ha podido acercarse.
Mi infancia me parece ahora cosa de prodigio. Sin embargo, cuando niño, tendía con avidez de tentáculo a la todopoderosidad de ser hombre.
La escuela se me ocurrió entonces un invento de fastidio técnico. (No he variado excesivamente de opinión). En el colegio me aburrí tan descaradamente como un león de jardín zoológico. También en la facultad de derecho. También en el cuartel de artillería. (De ahí sin duda mis mejores defectos: mi vocación de soledad, tan chúcara; mi cargosa sospecha en la incompatibilidad entre un profesor y un hombre de espíritu; mi entusiasta desapego por toda disciplina, como no sea la que uno mismo se impone, o si se quiere, por toda librea, sea de gendarme o de embajador).
La vida blanca y roja (no un negocio sino una aventura mágica, la vida) es mi mayor tentación, pero la palabra y aun el pensamiento, tienen la privanza de mis horas tiradas en buscar un arte de tempestad y melodía.
Soy hombre, y nada del cuerpo y del alma de la mujer puede serme indiferente.
Creo que alguno me sospechó griego -acaso por la risa, aunque tengo sonrisa muy actual- Otro no más que turco. ¿Acaso porque soy polígamo de ideas y creo mejor el gozar de todas que entregarme ciegamente a ninguna?
¿Religión? Soy un impío capaz de escuchar devotamente por horas una cigarra, pitonisa del sol. Soy un ateo calado hasta el hueso de supersticiones de lo divino. (¿Para qué decir que la ignorancia cerrada de la tecnología figura entre mis grandes erudiciones y que malicio más ciencia de Dios en una calandria que en la Summa?
Algún tiempo me fastidié lo más confortablemente posible en las ciudades donde los hombres impiden ver al hombre. Pero el campo me sobornó otra vez con los pájaros chismosos de cielo; sus árboles llenos de meditación y de frescura, oh; su viento, mi profesor de gimnasia y de filosofía.
La alegría - gay vivir7 - es mi culto, a mayor título, que suelen salirme al camino, como al que más, esas horas de desencanto eclesiástico en que nuestras ilusiones amagan cariarse a la par de nuestras muelas.
No sé si tres o cuatro mil plantas puestas por mi mano me autorizan el título del plantador. Mas conste de que no tengo otro, aunque soy argentino.
Una junta de escopetas, otra de perros, un pavo real, que imanta todas las miradas, y una yegua lujosa de ímpetu como un ditirambo, agotan el censo de mis bienes.
Pero no quiero jactarme de mi pobreza, aunque es mi único orgullo.
Diablo horro de diversiones, suelo hallarlas en algunas solemnidades acreditadas: en los charlatanes aforrados de taciturnos, en los retardados mentales con cátedra de zahorismo, en los que por tener casi todo no son casi nada, en los que por no perder el tiempo pierden de vivir.
A veces pienso que debí nacer pastor o rey.
A veces sueño ser un hombre de hierro o de música.
Pero ya he dicho que no creo casi en nada. Tal vez en la frivolidad maravillosamente trágica del amor. Tal vez en cualquier ídolo, Goethe, por ejemplo, o Whitman.
Y eso fue todo."
 
 
 
 
MÁS DE SU PENSAMIENTO:


Los Dioses

"El mayor milagro visto sobre la tierra es sin duda el del hombre, criatura efímera, creando dioses inmortales"
"Se estaba a seis mil años del Dios spinociano o goethiano -y el de todos los espíritus avanzados- que nuestro Ameghino definió así: La materia infinita en movimiento infinito a través del tiempo y espacio sin fronteras:"
"Las guerras atizadas por judíos, cristianos y mahometanos no parecen indicar que el amor al prójimo se concilie cona la fe en el otro mundo."
"Toda devoción es, en su fondo último, devoción de las propias cadenas."



La bestia, el pájaro y el hombre

"Los animales no son esbozos o caricaturas del hombre. Seres totalmente autónomos, aparecen sobre la tierra innumerables siglos antes de su último visitante."
"Los animales no fabrican prodigiosas máquinas u obras de arte. Son ellos mismos el prodigio y la belleza. No son instrumentos de vuelo o de canto; son ellos mismos vuelo vivo y música viviente anticipándose millones de años al avión y a los Palestrina y Beethoven."
"La bestia domesticada, y sobre todo enjaulada, es una ex-bestia, como el mendigo o el criminal condenado por tiempo indeterminado es un ex-hombre, o menos, que el esclavo o el eunuco."
"Todas las formas animadas - aún el sapo, la víbora o el muciélago- son dignas de nuestro interés y comprensión, es decir, de ser admiradas y amadas."
"La vida sin libertad no es vida. Primera y última enseñanza del pájaro."
 
 


La ética del placer y de la risa
 
 
 
"El gozo de vivir, del que todas las criaturas (desde los pájaros a las marmotas) participan, es la cosa más seria del mundo y la más negada por la teología y la filosofía idealista. Es el primer sacramento de la tierra."
"¿Qué el vaso de la alegría es playo y el del dolor es cáliz sin fondo? Es la vieja y falsa rutina dictada por el puro temor a la vida.
"La enseñanza del´pájaro y de toda la Naturaleza es que el simple deslumbramiento de vivir no deja lugar al duelo."



Sexo y amor


"Sólo por el amor el gozo llega al corazón y se vuelve alado"
"Su escasez relativa de la fuerza física y la necesidad de cuidar su estado de gravidez, la lactancia y crianza de los hijos, todo eso hizo de la hembra humana una criatura más persuasiva y suave que su compañero, a quien no podía acompañar en sus bárbaras cacerías. Las mujeres de la tribu debieron protegerse entre ellas forzadas por la necesidad. Así inventaron la canastería y después la alfarería, y al fin la pequeña agricultura (sembrando con estacas) y la pequeña ganadería (criando un día la primera borrega). Y después vino el hilado y el tejido. Sobre esa base se estableció el matriarcado; sobre la superioridad económica de la mujer: y el esposo debía plegarse a la tribu de su esposa y la familia se constituía según la ascendencia materna."
"Hasta que un día el hombre domeñó el caballo, y el arado tirado por el buey desplazó a la estaca, y entonces la barba estableció su tiranía. La mujer pasó a ser una mera pertenencia del varón. Se inició la propiedad privada, y el harém (la más vomitable forma de esclavitud) quedó fijado de hecho para durar miles de años. Recordemos sólo a los patriarcas, y al Rey David con sus varias esposas y el rapto facineroso de Betsabé, y a Salomón con sus trescientas esposas y sus setecientas concubinas (Libro de los reyes Cap. XI. ver.3)."
"¿Qué Adán perdió el paraíso por culpa de Eva? No fue eso, sino que obligado a elegir entre Eva, con todos sus defectos, y la aburrida perfección del paraíso judaico, prefirió huir con su compañera."
"La canonización de la castidad y el celibatismo es una fervorosa invitación a la contranatura."
 
 
Natura y cultura
 
 
"El hombre de hoy no vibra con la naturaleza ambiente como el caracol con el rugido del mar. La mira de paso y sólo le interesa por la colección de fotos de su Kodak."
"La hierba se come al mineral, el hervíboro se come a la hierba, el carnívoro se come al hervíboro, y la tierra termina devorándolos a todos para renovar sus fuerzas y comenzar de nuevo."
 
 
El Becerro de oro
 
"Cuando el pueblo cayó en el culto del Becerro de Oro (La Biblia. cap.32.ver 2) Moisés debió tener la sospecha de que ni rompiendo con la tabla de piedra del Decálogo las cabezas de los neocreyentes la adoración secreta del dorado ídolo de cuatro patas se extinguiría en sus corazones."
"Generalmente se cree que el diablo inventó al dinero, pero es al reves: el dinero inventó al diablo."

"Hay un parecido recóndito entre la caja de caudales y el féretro:"
"Los Nabucodonosores, Daríos, Alejandros, Gengis Khanes y Napoleones de ayer, parecen meros jefecillos provincianos junto a los capitanes del capitalismo de hoy que huellan todo el planeta y manejan ríos de petróleo, de whisky, de aceite, de acero, rebaños de barcos, nubes de lana, de caucho, de tabaco, de marihuana, de aviones..."
 
 
La moral de Tartufo
 
 
"El arte del botellero (llenar la bolsa y la barriga traficando con botellas vacías) sigue siendo el modelo de la moral humana."
"El animal se esconde para morir. El hombre acaudalado hace de su muerte la apoteosis de su vanidad que llama pompas fúnebres: misas cantadas, defiles suntuosos, mausoleos."
 
 
Política
 
 
 
"Siglos de disputa sobre proteccionismo y libre cambio. ¿Cuándo se disputará sobre el libre cambio de las ideas y el proteccionismo de la justicia humana?.
"La sociedad de clases es una ofensa a la naturaleza humana y a la otra."
"La omnipotente propaganda moderna (comercial, política o religiosa) es el viejo arte del pulpero de embriagar al cliente para aliviarlo de sus chirolas."
"La enseñanza enderezada secretamente a fomentar la conformidad o la resignación en los pueblos es más oscurantista que el analfabetismo."
"Al libertarse de sus cadenas de hierro el proletariado libertará a sus verdugos de sus cadenas de oro."
 
 
Arte y letras
 
 
"El arte puede y debe ayudar a ennoblecer la vida, pero nunca a desplazarla."
"No se sabe que admirar más de ciertos autores, si la oquedad de las ideas o el miriñaque del estilo."




En una acortadisíma síntesis de su pensamiento, las palabras de Luis Franco son elocuentes y dejan en claro el por qué de su negación en los círculos oficiales y comerciales de la cultura de ayer y de hoy.
Un gran amigo de Luis Franco fue el pintor argentino Demetrio Urruchúa. Ambos compartieron poesías y litografías en un libro editado en el año 1965. Demetrio Urruchúa está en una similar situación de olvido por los centros oficialistas, también de ayer y de hoy. Esta situación la manifesté en un opúsculo que edité en el año 1994: Demetrio Urruchúa: " El Pintor Olvidado"
En su libro autobiográfico: "Memorias de un Pintor", Demetrio Urruchúa, dice, refiriéndose a quienes visitaban su taller: "En aquella época el poeta Luis Franco vivía en Belén (Catamarca) pero de tanto en tanto lo veíamos en Buenos Aires y nos reuníamos como viejos amigos. Claro está que no fue posible realizar lo que soñé. Habría sido para mi un hecho histórico reunir en mi taller a León Felipe, Jacinto Grau y Luis Franco, comer un par de pollos a la parrilla, tomar buen vino y dejar que se hablara y se hablara lo que se quisiera. Pensé que podría conseguirlo, acaso con la egoísta esperanza de disfrutar yo personalmente de un encuentro de las tres personalidades más fuertes, más lúcidas y hondas de nuestra época. Pero la fatalidad quiso lo contrario. Digámoslo así para cubrirnos decorosamente."
Como ya lo dije en el citado libro, entiendo que no fue casual la amistad entre Urruchúa y Franco. Habrá sido necesario sólo un primer contacto para que se entrelacen definitivamente. Ambos con un pasado provinciano, Luis Franco, muy consustanciado con el trabajo de la tierra en su Belén natal, en Catamarca y Urruchúa, con un antecedente bucólico empárentado con el dolor, también llevaba profundamente adheridas para siempre las imágenes y los personajes de aquella niñez, transcurrida en "La Blanquita", Partido de Lincoln, hoy jurisdicción de Pasteur.
Ambos autodidactos, inclinados al arte en general y si bien en el ejercicio, fueron distintas sus vocaciones, conceptualmente las enfocaron por el camino relacionado al humanismo, al compromiso con la realidad de la vida del hombre.
Intelectuales distanciados de la intelectualidad, de las concepciones abstratas de la poesía y la pintura, de los convencionalismos comerciales como medio para acceder al prestigio de los salones oficiales, que pomposamente estaban en manos de elites aristocráticas.
Urruchúa soñaba unificar en su taller los cuatro pensamientos, para la polemica subtanciosa y encendida, pero no tuvo el tiempo suficiente. A quienes proponemos el desarrollo de la cultura popular, nos queda la posibilidad de trabajar en el futuro y poder unir en la investigación la obra de estos dos argentinos. Para redescubrirla, impulsar su ideas y difundir el sentido de la libertad de sus artes, que han mantenido en el ostracismo, los auspiciantes de los grandes salones de cultura oficialista.

                              Carmelo Di Bruno, Demetrio Urruchúa, Luis Franco y M Zamora, en Ed. Claridad.

Luis Leopoldo Franco murió en Ciudadela, en un asilo para ancianos el 1° de junio de 1988.-



Libros (prosa)

Los Hijos de Llastay (fábulas o relatos de animales) Bs. As. 1926
América Inicial - Ediciones Babel, Bs. As. 1921.
El General Paz y los dos caudillajes - Ediciones Anaconda, Bs. As. 1933.
Biografía de la guerra - Ediciones Perseo, Bs. As. 1941.
El Fracaso de Juan Tobal - De Nuestra Novela (editorial), 1941.
Walt Whitman - Ediciones Americalee, Bs. As. 1945.
El otro Rosas - Editorial Claridad. Bs. As.1945.
Rosas entre Anécdotas - Editorial Claridad, Bs. As. 1946.
Biografías animales - Editorial Peuser, Bs. As. 1953.
Antes y después de Caseros - Editorial Reconstruir, Bs. As. 1954.
Hudson a caballo - Ediciones Alpe, Bs. As. 1956.
Biografía sacra - Editorial Reconstruir, Bs. As. 1957.
Sarmiento y Martí - Editorial Lautaro, Bs. As. 1958.
Biografía Patria - Editorial Stilcograf, Bs. As. 1958.
Pequeño diccionario de la desobediencia - Editorial Americalee, Bs. As. 1959.
Domingo F. Sarmiento (antología) – Cía. Gral. Fabril Editora, Bs. As. 1959.
Revisión de los griegos - Editorial Americalee, Bs. As. 1960.
La hembra humana - Editorial Futuro, Bs. As. 1962.
Prometeo ante la U.R.S.S. - Dávalos y Hernández Editores, Bs. As.1964.
Espartaco en Cuba - Dávalos y Hernández Editores, Bs. As. 1965.
De Rosas a Mitre: medio siglo de historia argentina – Editorial Dávalos (Astral), Bs. As. 1967.
Los grandes caciques de la pampa - Editorial Schapire, Bs. As. 1967.
Sarmiento entre dos fuegos - Editorial Paidós, Bs. As. 1968.
Cuentos orejanos - Centro Editor de América Latina, Bs. As. 1968.
La Pampa habla - Editorial Schapire, Bs. As. 1968.
Guitarra adentro- Centro Editor de América Latina, Bs. As. 1971.
Rosas - Editorial Propósitos, Bs. As. 1970.
Lucifer. Los Museos contra el devenir - Editorial Cultural Argentina (E.C.A), Bs. As. 1972.
El Arca de Noé en la Plata - Editorial Lagos, Bs. As. 1973.
El zorro y su vecindario - Editorial Plus Ultra, Bs. As. 1976.
Zoología de bolsillo - Editorial Schapire, Bs. As. 1976.
Nuestro padre, el árbol - Editorial Colihue/Hachette, Bs. As. 1978.
Esquilo y Shakespeare - Editorial Talgraf, Bs. As. 1980
El Presidente Illia y un libro de ocasión - Edición del autor, Bs. As. 1984.


Libros (poesía)
La flauta de caña - Ediciones América, Bs. As. 1920.
Coplas - Bs. As. 1921.
Libro del gay vivir - Ediciones Babel, Bs. As. 1923.
Coplas del pueblo 1920-1926 (incluye Coplas de 1921) - Ediciones Gleizer, Bs. As. 1927.
Nuevo Mundo - Ediciones Gleizer, Bs. As. 1927.
Los trabajos y los días - Ediciones Babel, Bs. As. 1928.
Nocturnos - Ediciones Babel, Bs. As. 1932.
Suma 1927-1937 - Ediciones Perseo, Bs. As. 1938.
Catamarca en cielo y tierra - Ediciones Kraft, Bs. As. 1944.
Pan 1937- 1947 - Ediciones Suma, Bs. As. 1948.
Constelación - Editorial Stilcograf, Bs. As. 1959.
El corazón de la guitarra, carpeta con dibujos de Ricardo Carpani, Bs. As. 1963.
Poemas, carpeta con litografías de Demetrio Urruchúa, Bs. As. 1965.
Poesía de Luis Franco, antología - EUDEBA, Bs. As. 1965.
Trotsky- Chajá - Ediciones de poesía, Bs. As. 1967.
Guitarra (teoría y práctica de la copla) - Editorial Lagos, Bs. As. 1971.
La mar se embarca - Editorial Papeles de Buenos Aires, Bs. As. 1975
Insurrección del poema - Ediciones Colihue/Hachete, Bs. As. 1979




Bibliografía:
"El presidente Illia y un libro de ocasión" Ed. Talgraf Bs. As. nov. 1984.
"Poesía de Luis Franco" Ed. Universitaria de Bs. As. 1964              

Demetrio Urruchúa "El Pintor Olvidado" Bs. As. impreso en Sintex Enterprises Arg.


8 comentarios:

  1. Más que tremendo autor. y recién lo conozco

    ResponderEliminar
  2. cuanto me alegra que este pequeño aporte haya servido para que conozcas a Luis Franco. Leelo, busca sus libros y si los consigues guardalos que son verdaderas joyas de la literatura argentina No Comercial.

    ResponderEliminar
  3. Tremendo escritor Luis Franco. Me sorprenden de su historia de vida, dos cosas: Que sus padres viajaran a la Capital del país a vivir, para sus estudios, siendo ellos tan pobres y campesinos; la segunda cosa que me sorprende, es la ausencia de mujeres intelectuales o de escritoras en sus relaciones.
    De su esposa y de su hijo se sabe muy poco.Y él murió en un hogar para ancianos.

    ResponderEliminar
  4. Tremendo escritor Luis Franco. Me sorprenden de su historia de vida, dos cosas: Que sus padres viajaran a la Capital del país a vivir, para sus estudios, siendo ellos tan pobres y campesinos; la segunda cosa que me sorprende, es la ausencia de mujeres intelectuales o de escritoras en sus relaciones.
    De su esposa y de su hijo se sabe muy poco.Y él murió en un hogar para ancianos.

    ResponderEliminar
  5. Grandisimo escritor, hombre culto, comprometido,incómodo para el status y por ello mucho menos recordado de lo que su estatura merece.

    ResponderEliminar
  6. Junto a Witman la pluma mayor de América.

    ResponderEliminar