viernes, 16 de febrero de 2018

Libélula




Foto de Pablo Cieri




No ha sido el fin privarte de tus sueños…

Sólo admirar tu transparencia y tu belleza
me ha impulsado a tomarte de las alas
cuando impedida estabas de volar.
Por aplacar tu sed quedó empapado
el delicado tul que induce hacia tus vuelos.

Luego pude enjugarlo entre mis dedos
 y en  soplo de mi aliento y de mis ansias
te devolví a tu hábitat del cielo,
lugar donde solo las elegidas, como tú,
conocen la verdadera libertad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario