domingo, 12 de febrero de 2017

Telaraña







Aquella telaraña fue el espejo
 que enfrentó nuestros rostros.
Se produjo un encanto de alegrías
y en un juego de niños anhelado
el amor en sus hilos nos unía
cual débiles insectos enredados.

Era tiempo de sol, de fresca brisa
de sueños, de sonrisas,  de ternura…
y al ignorar del cielo la tormenta,
amaneció y la tela ya no estaba,
fue como nuestro amor, de un solo día.


Hoy me llueven amores que he perdido…

No hay comentarios:

Publicar un comentario